Sobre mí

Cuando necesito recordar quién soy miro una fotografía que tengo con mi padre cuando tenía cinco años.

Esa sonrisa me cuenta siempre lo que necesito.

Amagi. Granada. Del 84. Adoro la música. 

De niña veía Espinete todas las tardes y pasé mis mejores veranos entre animales (esto incluye a algunos primos) y tardes de piscina.

Cuando necesito recordar quién soy miro una fotografía que me hicieron con mi padre cuando tenía cinco años. Esa sonrisa me cuenta siempre lo que necesito.

Creo a pies juntillas en que lo mejor está siempre por venir

y que respetar los tiempos de cada persona y cada proceso es la mejor forma de Ser Humano.

Si no fuese Coach, sería bibliotecaria. Soy una enamorada de los libros y las bibliotecas.

Podría cenar sushi cada día.

Encuentro mi equilibrio en la calma y el silencio de los bosques. Tengo un árbol preferido al que he “adoptado” y he puesto nombre.

Un viaje pendiente, Salzburgo.

Una experiencia por vivir, conocer a un chamán.

Mi próximo objetivo, estudiar Pedagogía.

Cuando muera quiero que me entierren entre las raíces de un árbol.

Considero que la soledad es una herramienta poderosa de autoconocimiento

además es gratis y al alcance de cualquiera.

a partir de ahora

TODO LO QUE SOY Y TODO LO QUE SÉ
lo pongo a trabajar para ti.

Me ha llevado tiempo, compromiso, esfuerzo y constancia, pero ha sido un camino enriquecedor. Construirme como persona y hacer del Coaching mi profesión y mi pasión me han traído hasta aquí.

Experiencia: 35 años aprendiendo.

Dan para mucho si aceptas la Vida como Gran maestra.

Cuento con ciertas fortalezas (que pondré al servicio de tu objetivo) y algunas debilidades de lo más resultonas (que ya he aceptado y paso de ocultar).

Siempre agradeceré la buena dosis de intuición y creatividad que heredé de las mujeres de mi familia, el mérito es todo de ellas. La intuición, me permite “ver” más allá; la creatividad, me nutre de ideas inspiradoras.

Suelo aplicar, cuando es necesario, una visión espiritual a la cotidianidad: amplía la perspectiva y permite entender experiencias vitales complejas.

Necesito actualizarme constantemente. Lo hago estudiando y revisando bibliografía, asistiendo a conferencias, terapias y formación complementaria.

Me he formado como Experta en Coaching Personal y Ejecutivo Nivel Excellent (EFIC). Una de las mejores decisiones de mi vida, por cierto.

Poseo Acreditación Profesional por la Asociación española de Coaching (ASESCO). Es importante que el cliente tenga la máxima garantía.

Disfruté muchísimo estudiando sobre Inteligencia Emocional en la Universidad de Granada y colaborando en sus Proyectos de Innovación Docente.

Sigo aprendiendo,

     Sigo caminando

Y LO MÁS IMPORTANTE

he aprendido a identificar lo que funciona en un proceso de Coaching gracias a la experiencia con mis clientes y a sus aportaciones.

Hay momentos en los que uno se siente perdido y volver a encontrar el camino no siempre es fácil. En esos intentos en los que buscaba respuestas me encontré con Amagi. Gracias a su sencillez y cercanía pude descubrir qué había más allá de lo que yo sentía o percibía como mi principal problema. Se ganó mi confianza y juntas iniciamos un camino para ayudarme a encontrar el mío. Enfrentarse a los propios miedos no siempre es fácil. El desencanto con el trabajo y las presiones familiares nos lo ponen más difícil y como por arte de magia fui descubriendo cómo ir cambiando cosas, vencer esos miedos y poder avanzar. Hoy soy consciente de quién soy y hacia donde voy y cuento además con las herramientas que fui aprendiendo y que pongo en práctica porque me ayudan y me recuerdan que sí se puede.

Alicia Cortés

Trabajadora Social, Granada

Eran unas fechas difíciles, me encontraba desorientado y frustrado. Tras mi proceso con Amagi aprendí que es necesario ser realista con tus objetivos, controlar las riendas de tu meta para que sea alcanzable y ganar así estima y motivación. Tomé consciencia de que para conseguir tus metas debes ser claro, honesto y realista. Lo mejor: eres tú el que al final tomas tus propias decisiones, el que se da cuenta de que el cambio está en ti.

Juan Pablo García Muñoz

Estudiante de Medicina, Granada

Conocí a Amagi en un momento en el que estaba en juego la decisión de abandonar un proyecto importante en mi vida. Había una decisión que no quería tomar y eso me hacía sentir frustrado y acomplejado. En las sesiones, yo debía dar respuesta a unas preguntas y, por raro que pareciera, encontré que ahí estaba la solución. Amagi, lejos de darme las respuestas, me acompañó pacientemente en la búsqueda de ellas. Me di cuenta de que el problema lo había creado yo y que la solución estaba dentro de mí. Me enseñó a mirar dentro de mí.

Andrés Herrera

Militar de Carrera. Estudiante de Grado de Enfermería, Granada

Mi frustración ya había llegado a su nivel más alto y decidí que era el momento de buscar ayuda profesional. A lo largo de las sesiones ganaba confianza en mis posibilidades e iban aumentando mis expectativas de éxito. Fui capaz de encontrar cualidades en mi interior que ya poseía, pero que no había sido capaz de ver. La ayuda que recibía no sólo me era útil para mi reto profesional, sino que también me aportó confianza y un extra de autoestima para las relaciones personales de mi día a día. Todo esto hizo que acudiera a las sesiones con una curiosidad y expectativa más propias de un adolescente que de un adulto.

Alejandro

Maestro, Murcia